El concepto de lo que es un audífono ha cambiado de forma vertiginosa en los últimos años. Si los creadores de los primeros audífonos modernos a mediado del siglo XX hubiesen podido ver en qué se han convertido estos dispositivos, muy posiblemente no darían crédito a sus ojos. Si hasta casi mediados los años 90 el empeño de los ingenieros acústicos era obtener una señal lo más modulable posible donde además se pudiese modificar alguno de los factores en la relación entre entrada y salida, a partir de la aparición de la tecnología digital se convirtió en una vorágine tecnológica donde los avances superaban con creces las expectativas de los profesionales del sector.

El ritmo actual de presentación de avances en la audiología protésica y la revolución que ha supuesto la conectividad de 2,4 GHz desarrollada e implantada en primer lugar por la afamada marca GN, y ya hoy asumida por prácticamente todos sus competidores, ha puesto al alcance de todos aquellos que hoy padecen problemas auditivos un mundo de posibilidades inimaginables hasta no hace mucho.